La gallina Ciega

abril 28, 2020

der8kain
fabula-la-gallina-ciega

Home / Fábulas / La Gallina Ciega

 

Introducción: Siempre existirán esas personas que se aprovechen del trabajo de otros, y lo que es peor, se llevan todo el mérito
Autor: Fábula de Lessing.
Tiempo de lectura: 5 minutos.

Comenzamos la Fábula con La Gallina:

La gallina Ciega

El comportamiento de los animales se vale siempre en última instancia en su necesidad de seguir viviendo. Aun cuando la vida los trate de la peor manera esa voluntad de vivir prevalece por sobre otras.

Es así que llegamos a la granjita de Orson, donde se encontraba nuestra amiga la gallina, quien por mucho tiempo picoteaba y rasgaba el piso para encontrar granos que pueda comer y si tenía algo de suerte algún gusano.

Pero la mala suerte rondaba a esta pobre gallinita, pues sin darse cuenta llego a los terrenos donde estaba un perro revoltoso quien a punta de golpes la dejo ciega.

La vida continua así uno no quiera. La gallina ciega ahora debía esforzarse más para conseguir el sustento de sus días.

la-gallina-ciega-despues-del-perro

¿Cómo vivía la gallina ciega?

Se puede pensar que sin vista la vida de uno podría ser insufrible, pero nada más raro que una voluntad indomable.

Ella se levantaba todas las mañanas con el canto de su amigo el gallo y seguidamente se iba a por en busca del desayuno.

Esta no sabía cómo buscar su alimento, por lo que solo rasgaba el piso con sus garras y bajaba la cabeza para ver si recogía algo.

Todo indicaba que no iba a sobrevivir. Y más aún cuando las otras gallinas se acostumbraron a que la ciega hiciera todo el trabajo de escarbar por ellas.

AMIGAS-DE-LA-GALLINA-CIEGA

¿Sobrevivió la pobre sin ojos?

A pesar que la desdichada trabajaba para otros, su esfuerzo pudo hacerla acostumbrarse a su nuevo modo de vida. Jamás se enteró de sus carroñeras amigas ni nunca supo cuanta comida desenterró.

Sin duda estas gallinas disfrutaban del esfuerzo de la otra, y sin el menor reparo llevaban en su atenta boca el alimento que ni buscaron. Esto es muy común en la vida cotidiana de cualquier persona.

El esfuerzo tiene su recompensa, sin embargo el vicio se ve premiado gracias a quienes ven su oportunidad y la toman.

La gallina ciega obtuvo su alimento de tanto esfuerzo que puso en seguir viviendo. Lo que prueba que nuestra voluntad de vivir sobrepasa cualquier mal.

plumas-coloridas-de-una-gallina

– FIN –

Te puede interesar:

Los 2 Caballos

Los 2 Caballos

Home / Fábulas / Los 2 Caballos   Introducción: Siempre se dice que no se le debe mirar el diente a caballo...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sueña Lucia

Historias cortas

Sobre nosotros

Anhelo un mundo en donde cada padre aliente a sus hijos a leer desde pequeños y así aprender de la experiencia previa de otros.

Categorias