Cambio de Despertador

febrero 1, 2018

der8kain
en-esta-fabula-se-habla-del-gallo-llegando-a-america
Home / Fábulas / Cambio de despertador
Introducción: Esta fábula andina nos comenta cómo llego el gallo a las tierras Incas y tomo el lugar de ser el que canta cada mañana al salir el sol.
Autor: Fábula Andina.
Tiempo de lectura: 6 minutos.

Comenzamos la Fábula:

el-gallo-aprendio-a-cantar-en-esta-fabula

Llegó, hace mucho tiempo, el gallo, con sus plumas brillantes y sus ojos saltones, cruzó el  Oceano Atlántico y toda la tierra andina hasta el Pacifico. A este le encantaba ver la primera luz del sol y todas las mañanas sus padres le enseñaron a recibirlo a canticos: “Kikiriki, oh luz hermosa, kikiriki, oh aurora luminosa, kikiriki.

Muy temprano un día, aún estaba todo oscuro, el gallo se dispuso a hacer lo que siempre había hecho: cantarle al sol. En el momento que los rayos del alba matutina alumbraron el cielo, y sol resplandeció  por encima de las montañas, el gallo comenzó: “kiki…”, “Pukuy pukuy pukuy, fulgor de claridad, pukuy pukuy pukuy cuanta felicidad”.

Pero, ¿Qué?, ¿Quién había osado interrumpir el canto del gallo?, o mejor dicho, aquel que canto antes que él ¿Quién lo autorizo a hacerlo? Muy ofuscado el gallo afilo el oído, y siguió el sonido del canto, casi corriendo. Cada vez más cerca, cruzo unos arbustos picoteando las ramas que no lo dejaban pasar. Allí contemplo a su vez, el sonido del canto y a quien oía cantarlo.

El-Puku-puku-es-un-ave-andina-que-compite-con-el-gallo

“Pukuy pukuy pukuy, destello matutino, pukuy pukuy pukuy lindo mundo andino”, era un Puku-Puku, pequeño él, no más grande que una paloma mensajera.

 – Pero ¿quién te crees?, ¡Solo Yo puedo cantar al despertar!
 – ¿y quién es Uds.? Yo he cantado aquí toda mi vida, y así mis padres, mis abuelos y mis más viejos ancestros.
 – Ahora cantare yo, pues canto mejor y hasta las personas me quieren junto a ellas.
 – No abuses de tu tamaño, que tras una acción viene una reacción.

El gallo, no comprendió el mensaje, pero bien que correteo al Puku-Puku por todo el campo hasta que le prometió no cantar más. Esto hizo más notorio la presencia del gallo, de su familia y sus  amigos. Las personas vieron un bien tener cerca a estos animales.

Pero como es sabido, el corazón el hombre solo se reconoce a sí mismo como un ser libre. Enjaulo al gallo y su familia. Y los condeno a una vida atrapados.

Ahora el Puku-puku puede cantar libre en las montañas donde se quedó. Y el gallo cantara todas las mañanas en la casa a la cual pertenecen.

despues-de-tanta-pelea-el-gallo-se-quedo-en-la-ciudad-y-el-pukupuku-en-la-montaña


– FIN –

Te puede interesar:

Los 2 Caballos

Los 2 Caballos

Home / Fábulas / Los 2 Caballos   Introducción: Siempre se dice que no se le debe mirar el diente a caballo...

La gallina Ciega

La gallina Ciega

Home / Fábulas / La Gallina Ciega   Introducción: Siempre existirán esas personas que se aprovechen del trabajo...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sueña Lucia

Historias cortas

Sobre nosotros

Anhelo un mundo en donde cada padre aliente a sus hijos a leer desde pequeños y así aprender de la experiencia previa de otros.

Categorias