La paz

enero 30, 2018

der8kain
cuento-sobre-como-llegar-al-olimpo-a-buscar-la-paz
Home / Cuentos / La Paz

 

Introducción: Este cuento griego, nos relata la aventura de Trigeo, preocupado por su pueblo, sale en busca de la Paz, y no descanzará hasta llegar al Olimpo con su particular “Pegaso”.
Autor: Aristófanes.
Tiempo de lectura: 8 minutos.

Comenzamos el Cuento:

Cierto día, discutían 2 cocineros de un escarabajo gigante, mascota de un gran hombre:

  • “haz más bolitas”,
  • “que feo trabajo”,
  • “tráeme más bolitas, que ya se devoro esta”,
  • ”¿Por qué tengo yo que trabajar aquí, ya no aguanto”,
  • “Mira como come, mueve sus mandíbulas como un atleta”.

Mientras estos amasaban el estiércol, escucharon al dueño en lamentos.

Cuento-donde-Trigeo-le-ruega-al-cielo-por-la-paz

Trigeo gritaba al cielo,

  • “Zeus, ¿qué intentas con el mundo, ya no nos amas?”, el cocinero conto que este ya tenía tiempo haciendo tales preguntas, hasta una que le causo gracia, y que condena más.
  • “Como podría yo llegar hasta donde Zeus”. Siendo que después trajo al escarabajo, y lo entrenaba para poder subir donde los dioses.
  • «Pegasillo mío, generoso volátil: llévame de un vuelo hasta el trono de Zeus.» le decía a la bestia.

Trigeo-consigue-un-escarabajo-en-esta-historia

Disculpe jefe, que es lo que pretende con ese animal.

  • “a donde he de ir sino al cielo, a ver a Zeus”, le contesto Trigeo. El cocinero, sorprendido y con tono medio burlón dijo
  • “ay, ay, ay, niñas vengan aquí, su padre piensa abandonarlas por irse a los cielos con su mascota”, las niñas rieron y pidieron explicaciones a lo cual el padre respondió que si regresaba de tal empresa tendrían la torta que ellas quisieran. Rieron y se fueron.
  • “¡Ea!, no metas tus narices allí, Oh, gran animal, sigue el camino recto, no te desvíes. Pero que hice yo para que te metieras al basural, ya de una vez vuela, vuela al cielo”, Decía Trigeo. Después de varios intentos y mucho muy arriba de las nubes, Trigeo veía ya la mansión de los dioses, y se detenía en la puerta.
  • “¿Quién es ese que está en la puerta?, ¡Abrid!”.

Hermes-huele-a-trigeo-y-su-mascota-en-la-puerta-del-olimpo

Era el dios de las fronteras, de los viajeros, el dios mensajero, HERMES.

  • “¿Qué es este olor a mortal? Uff  ¿Qué es eso?”. Un caballo escarabajo, le respondió Trigeo. Vine a traerte esta humilde ofrenda. Hermes cautivo, cambio de rostro a favor de Trigeo.
  • “oh, bribón,  y antes me querías correr de las puertas del Olimpo”, le dijo Trigeo.

Después de explicarle porque quería ver a Zeus, Hermes decide no hacer nada pues la condena estaba ya desatada.

La personificación de la guerra, Polemo, ya se regocijaba en toda la destrucción de naciones que llevaría a acabo. Pero le faltaban herramientas, y no las conseguía.

Hermes le explico la condena a Trigeo y le comento también donde estaba atrapada la Paz.

Pudo Trigeo llegar hacia donde estaba presa la paz, y se apresuró a salvarla, pero el Dios con quien se topó, aseguro que si la soltaba el mismo le contaría a Zeus. Trigeo le recordó el pedazo de carne que le hizo comer, y apresuro a alabar al dios. Y este se enterneció y ayudo al griego.

¡Apura! Dijo La Paz, un poco resentida, por el poco caso que los mortales habían dado hacia ella, comento a Hermes que le dolían las acciones de los mortales. Pero sin duda también los amaba. Y los perdono, y regreso con Trigeo a la tierra.

bajando-del-olimpo-con-la-paz-a-grecia

¡Qué empresa tan difícil era la de llegar hasta los dioses! ¡Tengo las piernas magulladas!, !Qué pequeñitos me parecíais desde allá arriba; cierto que mirados desde el cielo parecen bastante malos; pero desde aquí, mucho peores!

Trigeo entrego a la Paz a los griegos. Estos se apresuraron en hacerle ofrendas a una de las más queridas diosas. Mientras algunos venían a agradecerle el poder regresar a sus tierras y ya no pelear más, otros se quejaban de que los habían dejado sin trabajo, el armero, el escudero, etc.

Oh, cuan desdichados son los hombres que no entienden que tienen enfrente. Mientras tanto coman y beban y celebren que la paz este con nosotros de nuevo.

 

– FIN –


Te puede interesar:

La flor de Tisa

La flor de Tisa

Home / Cuentos / La Flor de Tisa   Introducción: Este cuento nos narra la historia de un dia de campo donde Lucia...

Un buen Anciano

Un buen Anciano

Home / Cuentos / Un buen Anciano   Introducción: Este cuento frances nos lleva al mundo de un buen hombre que se...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sueña Lucia

Historias cortas

Sobre nosotros

Anhelo un mundo en donde cada padre aliente a sus hijos a leer desde pequeños y así aprender de la experiencia previa de otros.

Categorias